Configuración:
.
Biología
.
Botánica
.
Tecnología
.
Sociedad
A mis trece años de edad, el día 2 de Diciembre de 2007 inicié ‘El Balcón de Jame’. Este humilde espacio, cuyo secreto siempre fue el de compartir sin recibir nada a cambio, me dio la oportunidad de conocer un mundo nuevo, un entorno en el que me sentía yo mismo.

Hoy, 17 de abril de 2011 finalizo esta etapa de mi vida con una gran sonrisa y junto al recuerdo que este blog y cada unos de vosotros me habéis concedido.

He sido bloggero.

Jaime Trujillo Escobedo.

La Hiedra aralia

Hiedra aralia
Fatshedera Lizei



La Hiedra aralia, perteneciente a la familia de las Araliáceas, es una planta de interior magnífica para la decoración de galerías o vestíbulos.

Durante el verano podemos situarla en el exterior, ya que tolera sin problemas el aire libre (siempre y cuando no haya cambios bruscos en la temperatura).

Estamos ante una planta híbrida, obtenida a partir de la Hiedra y la Fatsia japonica. Sus hojas tienen un color verde oscuro brillante.

Está ramificada desde la base y llega a alcanzar la altura de 70 a 120 centímetros.

El abonado se realiza entre los meses de abril a septiembre, cada 15 días.

El riego debe ser regular durante el verano (época durante la cual será necesario vaporizar el follaje) y escaso en invierno.

Debemos situarla en un lugar con temperaturas de 12ºC a 14ºC durante el verano y 10ºC en invierno.

No necesita podarse pero agradecerá el despunte de los brotes durante la primavera y el verano.

Puede darse el caso de que los tallos (ramificados desde la base) se alarguen desmesuradamente por falta de luz. Por ello es importante colocarla en un lugar luminoso pero sin sol directo.

Por otro lado, las hojas pueden tornarse a un color amarillento y seguidamente caer. Claramente esto se debe a la falta de agua. Estaremos pendientes de la tierra, la cual debe estar siempre húmeda.

Para el trasplante utilizaremos un substrato ligero y lo haremos entre marzo y abril.

La multiplicación de la Hiedra aralia se hace a través de esquejes terminales que se obtienen en primavera para después introducirlos en un substrato ligero y situados en un lugar claro y húmedo. Cuando aparecen las raíces, estas futuras plantas se trasladan a una maceta con el mismo substrato utilizado por la madre.

Siendo sensible a la araña roja y a la cochinilla, esta planta debe vigilarse frecuentemente ya que también puede alojar pulgones en las ramas y los brotes.

Por último debo decir que la presencia de tutores en la hiedra aralia debería ser fundamental, a medida que crece, de manera que podamos "dirigirla" fácilmente.

Escrito por Jaime Trujillo Escobedo

Laube dice...

Esta hiedra es preciosa, jaime... Una lindura!

Jaime Trujillo Escobedo dice...

Pienso lo mismo Laube, y además sus cuidados no son nada complicados ^_^.

Escribe tu comentario en la entrada...

El Balcón de Jaime fue terminado el 17 de abril de 2011. Leer despedida.

Me gustaría conocer tu opinión. El comentario será moderado y en breve se publicará.

Si deseas incluir un enlace utiliza este código:

<a href="Dirección de tu página">Titulo del enlace</a>

Para publicar un código haz uso del Conversor de entidades.

Intenta escribir sobre algo relacionado con el artículo. Si no lo haces, podría tardar en responderte.

¿Problemas al comentar? Utiliza el formulario antiguo