Configuración:
.
Biología
.
Botánica
.
Tecnología
.
Sociedad
A mis trece años de edad, el día 2 de Diciembre de 2007 inicié ‘El Balcón de Jame’. Este humilde espacio, cuyo secreto siempre fue el de compartir sin recibir nada a cambio, me dio la oportunidad de conocer un mundo nuevo, un entorno en el que me sentía yo mismo.

Hoy, 17 de abril de 2011 finalizo esta etapa de mi vida con una gran sonrisa y junto al recuerdo que este blog y cada unos de vosotros me habéis concedido.

He sido bloggero.

Jaime Trujillo Escobedo.

El alojamiento de nuestro periquito

Contenido del artículo:[Ocultar]



Hay un dato que debes tener en cuenta al elegir la jaula para el periquito: cuanto más grande sea mejor. Los periquitos prefieren trepar a volar y por tanto, una jaula horizontal de cincuenta centímetros de ancho resulta ideal para una pareja. Además, debe componerse por barrotes horizontales, ya que los verticales hacen difícil el agarre.

Si vas a tener más de una pareja, es conveniente que busques una jaula de un metro de ancho como mínimo.

No compres una jaula redonda ya que no es nada beneficiosa para estas aves, y, probablemente, para ninguna otra (el animal no encontrará ninguna esquina y no dispondrá de ese ‘mapa’ orientativo).

El alojamiento de nuestro periquitoEl alojamiento de nuestro periquito


Las jaulas de madera tampoco deben utilizarse ya que a los periquitos les gusta mucho picotear y acabarán destruyéndola en poco tiempo.
Rechaza también todo tipo de jaula que simule una casa, que tenga formas decorativas en la parte superior:

Como es probable que los tengas durante toda su vida en la misma jaula, es fundamental hacer una buena elección. Esto no significa que debas impedir al pájaro revolotear en alguna habitación de vez en cuando para que ejercite sus alas.

Aconsejo que tenga un separador de manera que puedas dividirla en dos secciones (en caso de no tener otra jaula) y mantener a la pareja separada por cualquier razón; ya sea por peleas o simplemente para incitarles a criar.

Los barrotes blancos dificultan la visión del exterior a los pájaros, por lo que si encuentras una jaula con barrotes negros no dudes en comprarla. Deben tener un centímetro de separación (si hay mayor separación, los pájaros podrían escapar fácilmente o dañarse: engañan mucho con su redondito plumaje ya que en realidad son muy delgados).

Recuerda que cuantas más puertas tenga la jaula mejor. Al comenzar la época de cría, el nido deberá colgarse de una de las puertas por lo que ya habrá una menos.



Al comprar una jaula, lo normal es que traiga sus propios accesorios: comederos, bebederos, perchas o palos y quizás algún juguete.

Descarta el uso de comederos exteriores (requeridos por la mayor parte de las jaulas) en los que el ave necesite introducir su cabeza para comer ya que no solo les dificulta al separar las cáscaras de las semillas, sino que al ser transparente, les incita a investigar.

El alojamiento de nuestro periquitoEl alojamiento de nuestro periquito


Con esta excusa, el periquito los vaciará y se meterá dentro: en algunos casos lograría escapar y salir al exterior abriendo la tapa del comedero, pero en muchos otros simplemente morirá atrapado o asfixiado.

Llegamos entonces a la conclusión de que los mejores comederos son los descubiertos que pueden colgarse dentro de la jaula con unos alambres finitos, además de ser más fáciles de limpiar.

En su interior debes incluir los alimentos indicados para aportarle los nutrientes necesarios (entra en la sección sobre la alimentación para leer más).

Los bebederos de hoy en día están hechos de plástico y por tanto aconsejo sin duda usarlos (son más fáciles de limpiar y más higiénicos).

Cambia el agua diariamente y asegúrate de que está (a temperatura considerable). Cada bebedero debería limpiarse al menos en días alternos para evitar la aparición del conocido ‘musgo verde’ que atrae bacterias.

Los palos o perchas que suelen traer las jaulas están hechos de plástico y están cortados o huecos por la parte inferior. En realidad, este tipo de percha no es nada beneficioso para el periquito ya que causan heridas en las patas y deforman las uñas, que van a parar justamente debajo y terminan curvándose demasiado.

palos periquitos, percha, jaula periquitos, alojamiento periquitos


En mi caso utilizo palos naturales, ramas de árboles frutales o de especies como Nogales, Sauces, Castaños o Almendros, ya que no son prefabricadas y permiten a los pájaros limarse el pico y las uñas. Si te decides por ofrecerles ramas naturales evita aquellas que tengan resina o hayan sido tratadas con productos químicos.

No abuses de las perchas ya que solo conseguirás reducir el espacio que ofrece la jaula e intenta colocarlas separadas unas de otras para hacer que los periquitos revoloteen de una a otra. No las sitúes encima de algún comedero o bebedero ya que el animal hará sus necesidades encima de su propio alimento, así como encima de su pareja (tampoco sitúes una percha encima de otra).

En cuanto a los juguetes, existen dos que siempre suelen triunfar: la escalera y el columpio. Ambos están disponibles en tiendas de animales y están hechos tanto de madera como de plástico.

columpio, accesorios periquitos, alimentar periquitos, agapornis, pajaros, ayuda blog, blogger


Es muy importante que evites todo objeto reflectante. Los espejos por ejemplo, hacen creer al pájaro que su propio reflejo es un nuevo inquilino y le incitan a regurgitar alimento, a acariciarle, cantarle… haciendo que se olvide de su cuidador/a o de su pareja y provocándole una frustración al no recibir respuesta. Lo peor de todo es el que regurgite alimento, ya que causa un trastorno gastro-intestinal que la mayoría de las veces es mortal.



Escoger el lugar ideal es sencillo aunque debes atender a ciertos puntos. El salón del hogar es un buen sitio pero ponerlo cerca del televisor o de algún tubo fluorescente / lámpara queda descartado, al igual que instalarlo en la cocina ya que el ave estará expuesta a vapores comunes al cocinar que llegarán a enfermarle.

El entorno no debe estar mal ventilado y debe disponer de abundante luz.

Los periquitos funcionan con el ciclo del sol, lo que significa que cuando éste se esconda ellos dormirán. Los coloques donde los coloques, te aconsejo que utilices una mantita oscura para taparlos y facilitarles el descanso (¡Con cuidado de no asfixiarlos!). Por la mañana, a una hora considerable, retírales la manta (¡No esperes hasta las doce del mediodía!).

La jaula debería estar a la altura de nuestros ojos. Esto evita que los pájaros se asusten y lo vean todo de un tamaño gigantesco.

No los expongas a las corrientes de aire o al sol directo y dales tener la opción de escoger entre sol y sombra.



Es probable que te preguntes si tus periquitos pueden vivir en el jardín o la terraza. La respuesta es afirmativa, siempre y cuando el entorno cumpla con las condiciones que he citado anteriormente: la opción de escoger entre sol y sombra y sin corrientes de aire. Evita la lluvia: sitúalos debajo de un tejadito, de un porche o cobertizo que los mantenga resguardados.

El alojamiento de nuestro periquito


Si un periquito ha vivido gran parte de su vida en el interior y de repente lo trasladas al exterior podría sufrir bastante, a pesar de que estas aves resisten bien las bajas temperaturas (pero no me refiero a varios grados bajo cero –el clima mediterráneo estaría bien-).

Los aviarios o las pajareras son perfectos ya que permiten a cada pájaro hacer su propio ejercicio, volar y relacionarse con otras aves e incluso emparejarse (si es que introduces varios ejemplares).

Vigila la aparición de depredadores o roedores. Las ratas o los ratones son un problema frecuente: desde que entra uno comenzarán a entrar más hasta formar una plaga.
Por otra parte tenemos a los gatos, que salvajes o no, acudirán a nuestra pajarera e intentarán atrapar algún periquito (incluso ven por la noche, algo que nuestras mascotas no pueden hacer).

Los cernícalos o halcones –entre otras rapaces- también suponen una gran preocupación. Ellos son silenciosos y tienen mucha paciencia; no dudarán en clavarle las garras a uno de nuestros pájaros.

¿La solución? Tenemos varias aunque la más efectiva es hacer un doble enrejado de manera que quede un espacio entre la pajarera y una verja o tela metálica.
Si te decides por construir el aviario tú mismo, no uses madera e intenta evitar los huecos por los que un pequeño ratón o cualquier otro animal puedan entrar.

Escrito por Jaime Trujillo Escobedo

Luis Montoya dice...

Me parece que los Periquitos necesitan mas espacio para volar y muchos de ellos no lo tienen.
Buen post :D
saludos!

Lobo Astur dice...

Hola Jaime.
Hacía mucho tiempo que no te visitaba.
Tengo que decir que me he sorprendido muy gratamente, al ver como y de que manera, as mejorado tanto el blog como sus contenidos.
"TE FELICITO"
Sinceramente:
Lobo Astur (L.dlC.)

Yo dice...

Qué buen artículo Jaime, se nota cuánto aprecia a los periquitos y cuánto sabe del tema, bien por eso :D

Jaime Trujillo Escobedo dice...

¡Bienvenido Lobo Astur! Me alegra mucho recibir tu visita pero mucho más leer tus palabras acerca de un artículo al que tanto tiempo le he dedicado.

¡Un gran abrazo!

Jaime Trujillo Escobedo dice...

Gracias Yo, en especial por hacerme saber que en este artículo os he podido informar bien acerca del alojamiento.

¡Abrazos!

Escribe tu comentario en la entrada...

El Balcón de Jaime fue terminado el 17 de abril de 2011. Leer despedida.

Me gustaría conocer tu opinión. El comentario será moderado y en breve se publicará.

Si deseas incluir un enlace utiliza este código:

<a href="Dirección de tu página">Titulo del enlace</a>

Para publicar un código haz uso del Conversor de entidades.

Intenta escribir sobre algo relacionado con el artículo. Si no lo haces, podría tardar en responderte.

¿Problemas al comentar? Utiliza el formulario antiguo