Configuración:
.
Biología
.
Botánica
.
Tecnología
.
Sociedad
A mis trece años de edad, el día 2 de Diciembre de 2007 inicié ‘El Balcón de Jame’. Este humilde espacio, cuyo secreto siempre fue el de compartir sin recibir nada a cambio, me dio la oportunidad de conocer un mundo nuevo, un entorno en el que me sentía yo mismo.

Hoy, 17 de abril de 2011 finalizo esta etapa de mi vida con una gran sonrisa y junto al recuerdo que este blog y cada unos de vosotros me habéis concedido.

He sido bloggero.

Jaime Trujillo Escobedo.

Entre la vida y la muerte


Hoy te traigo este artículo, es algo muy personal pero a la misma vez algo que te gustará, está escrito de una forma muy normal, y todo lo que cuento es real.

Puede que pienses que este artículo va a decir algo informativo, o algo sobre información, quizás algo relacionado con el abandono... pero no es así. Te aseguro que si lo lees, mirarás a los ojos de un perro y te darás cuenta de que no todo es belleza, hermosura o carácter, no todo debe ser perfecto para tener un gran corazón.

Ayer por la mañana, fui con un amigo a una perrera que hay aquí en Canarias. El quería adoptar un perrito, y yo lo acompañé. Nunca había visitado una perrera, pero sabía que no podría imaginarla, no sabía como sería ni lo que podría encontrarme.

Entramos por una gran puerta de hierro, cubierta de tela metálica. Caminamos por un larga pasillo, yo podía oir unos ladridos, mejor dicho, eran varios ladridos, pero no sabía lo que podría ser. Sabía que había perros, pero no sabía como serían, como estarían, ni cuántos habría.

El empleado nos abrió la puerta. Ví muchísimas jaulas, unidas, con paredes de tela metálica, candados en todas las puertas, el mismo comedero en cada una y un cobertizo para que pasaran la noche los perros.

Lo peor no era el espacio, lo peor no era la situación en la que estaban, tampoco importaba pensar en su ejercicio, ni en su aspecto, lo realmente triste e importante era saber, que algún día podrían ser sacrificados, o, si tubiesen suerte, conseguir una buena familia que los cuidase y ofreciese una vida mejor.

Caminábamos por los pasillos, observando cada uno de los perros que estaba allí. Mi amigo buscaba uno bonito, un yorkshire para ser exactos. Yo no podía hablar, estaba cautivado por un sentimiento muy extraño, un sentimiento que nunca antes había sentido, me sentía culpable, me sentía mal por no poder ayudar a todos los perros que veía cada paso que daba.

Sus caras, sus rostros, nunca había visto algo igual. Hay muchos rostros de tristeza por Internet, de animales y personas, pero os aseguro que varios de estos rostros ganarían el puesto a muchos rostros de tristeza en perros. Tenían un rostro triste, apagado, era algo demasiado triste. Trataba de acariciarlos a todos y cada uno de ellos, tratando a todos por igual, intentando meter mi mano por aquellos barrotes, aquellos barrotes que los separaban de una vida feliz o una muerte sin razón.

Yo no puedo explicar mucho más de lo que dije, pero os aseguro que ahora mismo, ahora estoy llorando, y os prometo que si vierais lo mismo que yo, lo mismo que e visto, lo mismo que e sentido, si os dierais cuenta de lo que sufren esos perros, miraríais al cielo de otra manera, y vuestro mundo sería diferente.

Se que un perro, al fin y al cabo, es un animal. Se que hay muchísima pobreza en el mundo, muchos orfanatos con gente muy triste, gente que no tienen la culpa de vivir así, gente que no a tenido mucha suerte, pero al fin y al cabo, todos somos seres vivos. Deberíamos pensar que un perro no es solo un perro, es un animal, tiene sentimientos, y lo más importante debemos pensar que ellos nunca nos abandonarían, nunca nos dejarían al borde entre la muerte o la vida, nunca nos meterian en una jaula y por supuesto, nunca serían tan injustos como lo somos nosotros.

Los dependientes y dueños de las perreras son unas maravillosas personas, son héroes del mundo animal. Intentan cada día, cada hora, cada minuto hacer que la vida de estos animales sea un poco mejor, les dan a esos perros una oportunidad para curar esa gran herida que les hicieron sus dueños. Tratan de quererlos, de cuidarlos y de darles un poco de amor, pero aún así, aún con todo el amor que ellos les den, siempre se sabe que ellos no los adoptarán. Lo adoptará gente como tú, quizás algún pariente, alguien que quiera un compañero fiel.

Cuando vamos a alguna tienda de animales y vemos esos cachorritos tan lindos, nos cegamos por un rostro muy incierto, el rostro de esos cachorros es muy alegre, es un rostro que demuestra confianza, y por supuesto, demuestra oportunidades, oportunidades de encontrar una familia que le quiera, pero lo más importante, en sus rostros no hay ese sentimiento del miedo, de la inseguridad, no hay un rostro que se pregunta cuándo será su último día, cuando podrá encontrar una familia de verdad o cuando desaparecerá de este mundo, y este rostro se ve perfectamente en un perrito de cualquier perrera.

Con este artículo no quiero obligar a nadie a adoptar un perro ni nada por el estilo, sólo quiero haceros entender que no importa el aspecto, el color, la forma... que todos son buenos seres, y que un pequeño detrás de un escaparate tiene más posibilidades de ser feliz que un pequeño de su misma edad, pero en vez de estar tras un cristal está tras una enorme puerta con rejas.

La única diferencia que hay es la de poder cambiarle la vida a un perro que quizás a sufrido muchísimo más que ese gordito pequeñín del escaparate.

El título lo elejí pensando en esos perritos, nunca sabrán si tendrán una vida digna o una muerte injusta, solo buscan una esperanza, una esperanza de encontrar una familia que los quiera.

Escrito por Jaime Trujillo Escobedo

Dulce dice...

La verdad es que es muy triste saber que hay perros y gatos entre rejas porque alguien los ha abandonado y pero aún si sabemos que han sido maltratados cruelmente. Pero el problema no creo que esté en la gente que compra en vez de adoptar (aunque yo nunca compraría un animal en una tienda) sino en esas personas que son capaces de hacerle daño a un animal. Tendría que haber cárcel para ellos.
Yo también conozco el caso de un albergue aquí en canarias donde una chica (mi prima para ser más exactos) fue en busca de un gatito. Y el vete de ese albergue le dijo que no estuviera buscando nada que seguro que se le moriría. Puede que los gatitos estuvieran enfermos y fueran muy pequeños para salvarse pero no era mejor que muriera en el calor de un hogar en vez de en el suelo frío de una perrera? No le dio la oportunidad al gatito de intentar salvarse.

Jaime Trujillo Escobedo dice...

Hola Dulce, que cruel es lo que hizo ese veterinario, la verdad es que sea quien sea quien los maltrate debemos saber (sobre todo los dueños de la perrera) que están allí para una nueva oportunidad, para intentar tener una vida feliz.

Lo de aquella chica es muy muyyyyy injusto, el gatito por supuesto que se merece que lo adoptara, el veterinario no tiene corazón, sea gatito o perrito, aquella chica le quería dar una nueva oportunidad y el veterinario habló por el gatito y la rechazó, eso si que es injusto :-S :-(

Siento mucho aquello Dulce, me alegró que comentaras, la verdad es que quería escribir un artículo sobre lo que ví allí, y te aseguro que aún pienso que escribí muy poco... :-(

Eli dice...

Hola Jaime!
Por desgracias sitios como eses los hay en todos los pueblos. La gente compra un perrito o gato como si fueran adornos. Pero en cuanto ven el trabajo diario que supone tener una mascota deciden abandonarla. No estoy en contra de compar cachorros pero creo que la gente deberia pensarse primero que son seres vivos y necesitan muchiisimos cuidados y cariño y segundo no gastar dinero comprando un perro o gato sino rescatando de estos refugios animales abandonados para darles una segunda oportunidad. Como te comente otro día yo adopté a mi gato en una protectora de gatos y he de decir que cuando me trajeron varios para decidir con cual me quedaba se me cayó el alma. No era capaz de decidirme, fue muy duro puesto que si por mi fuera los adoptaria a todos. Me trajeron un monton de cachorritos y adultos. Al final decidí quedarme con el que tengo hoy un siames al que le pusimos de nombre Keko. No me decidí por el por su raza si no porque al observarlos a todos vi que era el más debil y el que parecia estar más triste y apagado. El se quedó en un ricon mientras los otros se acercaban para que los acariciase. Decidí darle una oportunidad. Hoy es un mimoson enorme y cada vez que lo veo pienso que hubiera sido de él si no lo hubiera adoptado o que clase de vida llevó en la calle en el pasado. NO ABANDONEMOS A NUESTRAS MASCOTAS ELLOS NUNCA LO HARIAN.
Un abrazo enorme

Jaime Trujillo Escobedo dice...

Hola Eli! pués no sabes lo que me alegra que Keko sea feliz :-) yo tampoco estoy contra la compra de animales, pero quiero que la gente sepa bien en lo que está haciendo, deben pensar que una mascota es para ser felices y no para abandonarla por un poco de trabajo, el aspecto o la actitud. En vacaciones se adoptan miles de animales pero se abandonan muchos más :-( por eso gente tan buena como tú es capaz de ponerse en el lugar de alguno de esos tristes amigos, tú fuiste capaz de darle una vida feliz! eres genial Eli :-) y lo de que ellos nunca lo harían, eso por supuesto que es cierto, ellos NUNCA nos abandonarían!

Un abrazo00000te para tí y para Keko!! :-)

Clauminara dice...

Cuando compré a mi perro, después me arrepentí, no por mi perrito que lo amo, sino porque pude haber adoptado un perrito de la perrera y no lo hice, aunque después tuve la oportunidad de ayudar, porque el veterinario nos dijo que tenía una perrita que había recogido de la calle, había vagado mucho, le encontró enferma y la curó, que era schnauzer igual que mi perro, pero que nadie la quería por ser hembra y ya estar grande, así que nosotros la adoptamos y ahora es parte de la familia, mi perro también la adora y son grandes compañeros. Sigo sintiendome triste cuando veo perritos desamparados, pero al menos se que ya puse mi granito de arena.

Un abrazo.

Jaime Trujillo Escobedo dice...

Hola Clauminara, no debes sentirte triste ni nada parecido, tienes un gran corazón :-) le diste la oportunidad a aquella perrita :-) además, no pasa nada por comprar un perrito :-) lo único que hay que tener en cuenta que podemos encontrar igual de lindos y amables en un sitio en el que viven tristes y sin hogar.

Te felicito por haber adoptado aquella perrita, y espero que todos seais muy felices, que la verdad es que los perros cambian la vida, nos hacen sentir muy bien casi siempre :-) un abrazo0000te!! :-)

Eli dice...

Hola Jaime!!!
keko te manda unos lametazos jejejeje. Muchas gracias amigo. Ojalá no hubiera en este mundo gente sin escrúpulos que abandonan a sus mascotas sin remordimientos. La ley de protección animal debería ser más dura para evitar tanto abandono.
un abrazo enoooooorme
Nota. a ver si esta tarde puedo mandarte más cosillas de los periquitos y si puedo te hago de traductora de la página que de dije.

Jaime Trujillo Escobedo dice...

Hola Eli! la verdad es que tienes toda la razón, ajalá hubiera control sobre los abandonos :-( espero la info :-) pero cuando tu puedas mandarla, tampoco hay prisa:-) un abrazo! :-)

Any dice...

hola, Jaime, acabo de ver tu invitación en mi blog y, aquí estoy, he venido a visitarte, lo primero que he hecho ha sido entrar en la sección de perros y, he visto éste artículo, me ha llegado a lo más hondo del corazón, todo me recuerda mucho a mi perro (Rolf, sus fotos están en mi blog), estoy sin él hace casi 9 meses, le cogimos de un criadero pero, lo tenían metido en una jaula, delgado, con muchas heridas, bueno, daba pena, tenía algo más de 2 años cuando le cogimos y, desde el primer día,no se separó de nuestro lado, ha sido, nuestro mejor y más fiel amigo, cuando le tuvimos que poner la inyección, algo nuestro se fue con él, a día de hoy, le añoro constantemente, no se si volveré a coger otro perrito pero, lo estoy pensando, Rolf era insustituible, cariñoso, buenísimo tanto con los perros como con las personas, en fin, era nuestro amigo, tengo alguna foto suya en mi blog porque me encanta velo cada vez que entro allí
Ojalá , mucha gente se anime a adoptar un perro,creo que,se debería regular un poco la cría de perros, la gente los hace criar y, luego, los abandona, es una crueldad
Bueno, que me pasaré por aquí, de vez en cuando, gracias por tu invitación
Un saludo

Jaime Trujillo Escobedo dice...

Hola Any! tu comentario me dejó sin palabras, que bueno era Rolf! y que buena persona eres tú! que lo adoptaste y le diste unavida feliz! :-) pués si te ánimas a adoptar otro pequeñín, dímelo, me gustaría conocerlo :-) un gran abraz0 y muchas gracias por tu vista :-) :-)

Alexa dice...

Que fuerte, pero es la realidad que viven muchos animalitos.. al leer esto, no pude evitar ponerme a llorar.. te pega en el corazon que los perritos, siendo tan indefensos.. que siempre dan su cariño a sus amos sin esperar nada a cambio.. pasen por tanto sufrimiento.. mucha gente solo quiere a los perros, a ratos.. cuando son chiquitos.. por bonitos.. y no toman conciencia de que al adquirir una mascota... adquieren un amigo que vivira a tu lado.. toda tu vida.. que requiere de tiempo, de amor, de cuidados.. Ojala la gente tome conciencia y evite que sigan reproduciendose.. para que no sufran mas.. yo tengo varios perritos y son como mis hijos.. los quiero con todo mi corazon.. muchas gracias Jaime por pasar por mi blog.. y por tu comentario..voy a agregarme como tu seguidora.. un beso y q Dios te bendiga siempre.. vendré seguido por aqui, me encantó tu blog..!! =)

Jaime Trujillo Escobedo dice...

Hola Alexa!!!!!!! la verdad es que tienes ttoooooooooooooooda la razón!! cada día hay más perritos abandonados, sin hogar, sin una familia que los quiera, sin una vida feliz, y aunque sé que es muy triste, es la realidad, yo lo ví, lo ví con mis propios ojos en aquella triste perrera :-( seguro que tus perritos son muyyyyyyyyy felices, por lo menos tienen un hogar y una vida feliz :-D por eso la gente debería pensar en lo que hace, pensar que un perro tiene una vida, una vida que no se merece pasar entre rejas.

Debemos querer a los animales, si no lo hacemos nosotros quién lo hará?

Muchas gracias por unirte a mis seguidores :-D me alegra que te gustara El Balcón, un abrazo0 enoooooooooooorme para tí y tus pequeñines!! :-)

Anónimo dice...

¡Gracias! Con este escrito me has ayudado a quitarme la etiqueta de bicho raro, veo que hay más gente que siente igual que yo.

Me he identificado con cada palabra que has escrito, incluso he estado a punto de llorar contigo.

Yo he estado en 3 protectoras, acompañando a mis padres y hermano para elegir un perro y la verdad es que cuando te vas con un perro al que nadie más quiere y al cual tú estas dispuesto a darle un hogar, es muy gratificante, aunque tiene un regusto agridulce, ya que dejas dentro muchos más que necesitan cariño igual o incluso más.

La primera vez, para mi fue un suplicio, ver tantos gatos y perros acinados en jaulas (la protectora estaba colapsada pero todo estaba limpio y en orden)no me cabia en la cabeza como los humanos podiamos hacer tales cosas, yo tambien pieso que los animales no son personas pero SI son seres vivos y que se les debe respetar.

Despues de ver las instalaciones y a los perros, nos enseñaron 4 perritas que cumplian con los requisitos que mi padre queria, en el momento que mi padre iba a decidirse, le hice mirar a una bola de pelo con una oreja caida, que con sólo 6 meses era tan grande como el pastor aleman de 5 años de mi hermano, me enamore de ella y convenci a mi padre para que se la llevara, con el argumento que al ser tan grande nadie se la llevaria, cosa que la pastor aleman que iba a escoger seguro que sí, mi padre acepto y nos la llevamos a casa. Fue muy feliz con nosotros y con su compañero, fue muy cariñosa y paciente con mis hijos, mi hija la recuerda con mucho cariño, mi hijo tenia los suficientes meses para molestarla pero no los suficientes como para recordarla, por desgracia a finales de abril del año pasado la tubieron que sacrificar. Sólo tenia 3 años, tubo muy mala suerte, jugando se hizo añicos el femur, no iba a quedar bien y con sus más de 40 kgs.y con lo movida que era, no podia quedarse invalida. No habia elección.

Pasaron 4 días y el pastor aleman se pasaba todo el dia en donde ella habia caido y viendo que todos estabamos como él decidimos ir a buscar otra perrita que llenara ese espacio en nuestra vida, esta vez fuimos con la idea que no fuera un cachorro y adoptamos una perra de 3 años que resulto ser muy agresiva y muy antisocial, la devolvimos, le teniamos realmente miedo. No sabemos que habia sido de su vida para que actuara así, pero lo que si sabiamos era que nosotros no somo capaces de darle todo lo que realmente necesita. Todos estabamos abatidos porque nos habiamos hecho ilusiones con ella, de vuelta a casa nos pasamos por otra protectora y nos cautivo una perrita que tampoco no cumplia con los canones que mi padre queria, se vino con nosotros. Es un trasto de 1 añito que vuelve loco a mi padre con el jardín, a la cual todos queremos y a la cual mis hijos se pueden acercar y acariciar sin ningún miedo.

En mi vida he tenido la suerte de tener la oportunidad de crecer rodeada de animales y siento una sensibilidad especial por ellos, en mi adolescencia queria ser hermitaña y vivir con mis animales.

Ahora que he crecido y soy madre, comprendo esa sensibilidad, para mi es un instinto de protección, los niños sobre todo los más pequeños o con alguna deficiencia son tan vulnerables al mal que les rodea como los animales, puesto que ninguno de los dos pueden defenderse solos.

Para mi hay mucha similitud en el comportamiento de un niño pequeño (0-3 años) con un perro:
-los niños hacen trastadas cuando estan aburridos,
-los niños tienen un instinto de aventura increible sobre todo cuando empiezan a andar,
-los niños saben como llamar la atención de los adultos,
como se comportan los perros en esas mismas situaciones, pienso que igual.

Si os fijais a grandes rasgos a un hijo se le estimula para hablar, comer, andar en definitiva que aprenda a vivir con el resto del mundo, como lo hacemos, dedicandole tiempo y dandolo cariño y ¿a un perro? no hacemos lo mismo al fin y al cabo.

Gracias, otra vez.

Jaime Trujillo Escobedo dice...

Anónimo, ¿etiqueta de bicho raro? no vuelvas a decir eso. Tu historia es espectacular y por ello la admiro.

Hay que tener un enorme valor para escoger una mascota y cambiarle la vida, y mucho más sabiendo que hay otras almas en pena tras las tristes rejas.

Debes sentirte muy feliz en cuanto a la bolita de pelo de tan solo 3 años.

Estoy completamente seguro de que durante la temporada que estuvo junto vosotros, fué el animal más feliz que habría podido ser. Pero como todo en esta vida, tiene un final.

Esta vez el final le llegó a la vida de esta preciosa bolita de pelo que tánto sufrió antes de ser adoptada por tí pero piensa que núnca se olvidará de lo que hiciste.

Le diste una nueva oportunidad a un ser infeliz, a un perro sin rostro, a una luz apagada debido al maltrato y el abandono.

Es cierto lo que dices acerca de los niños y los cachorros. Ambos son seres vivos y deben tratarse por igual.

Es más, cualquier animal debería ser tratado igual que a un niño (o al menos en diversos aspectos), darle el cariño necesario para sentirse afortunado de vivir junto a nosotros.

Te deseo lo mejor, a tí y a tus hijos, así como a vuestra nueva amiga.

Un abrazo ;).

Anónimo dice...

hola, soy un pasante de veterinaria que cayo en esta pagina por azares del destino, solo quiero que sepas que ese sentimiento que tuviste es desgraciadamente muy comun para personas con un poco de sensibilidad... el problema radica en que muchas personas prefieren no voltear a ver el ese sufrimiento para no sentirse culpables por no poder o querer ayudar. cuando he tenido que ir a albergues o perreras salgo con un sentimiento de total impotencia,de rabia, de tristeza por que esas miradas a las que te refieres son la constate.
creo que una difusion como la que haces aqui es lo mas correcto para educar de una forma emocional pero sin caer en el amarillismo, si logramos una adecuada educacion podremos reducir el sufrimiento de estos nobles animales.

Jaime Trujillo Escobedo dice...

Anónimo, pues pienso igual que tú. Supongo que la única forma de conseguir que estos pobres animales consigan un mínimo de respeto será el publicar y difundir temas como este.

Fotografías, vídeos, presentaciones... si todo ello se compartiese en sitios web conocidos, más gente se uniría a intentar terminar con esta crueldad (o al menos, reducir los abandonos).

Estoy seguro de que muchas personas no han visto aún esos rostros apagados y sin esperanza alguna.

Anónimo dice...

¡¡CONTINÙA ESTE BLOG!!, NO LO ABANDONES, NO TE DES POR VENCIDO, TE NECESITAMOS. ¡¡ADELANTE!!

Escribe tu comentario en la entrada...

El Balcón de Jaime fue terminado el 17 de abril de 2011. Leer despedida.

Me gustaría conocer tu opinión. El comentario será moderado y en breve se publicará.

Si deseas incluir un enlace utiliza este código:

<a href="Dirección de tu página">Titulo del enlace</a>

Para publicar un código haz uso del Conversor de entidades.

Intenta escribir sobre algo relacionado con el artículo. Si no lo haces, podría tardar en responderte.

¿Problemas al comentar? Utiliza el formulario antiguo