Configuración:
.
Biología
.
Botánica
.
Tecnología
.
Sociedad
A mis trece años de edad, el día 2 de Diciembre de 2007 inicié ‘El Balcón de Jame’. Este humilde espacio, cuyo secreto siempre fue el de compartir sin recibir nada a cambio, me dio la oportunidad de conocer un mundo nuevo, un entorno en el que me sentía yo mismo.

Hoy, 17 de abril de 2011 finalizo esta etapa de mi vida con una gran sonrisa y junto al recuerdo que este blog y cada unos de vosotros me habéis concedido.

He sido bloggero.

Jaime Trujillo Escobedo.

COMO EDUCAR UN GATO


Cuando se habla de adiestramiento, normalmente se tiende a pensar que es algo exclusivo del mundo canino. Nada más lejos de la realidad, ya que los gatos también pueden recibir una educación en casa que nos permita modificar ciertos hábitos que pueden resultarnos molestos. Desde el momento en que nuestro felino cruza la puerta de casa por primera vez, podemos ponernos manos a la obra con él, siendo conscientes siempre de la edad del animal, aunque sin olvidar que, cuanto antes modifiquemos una conducta anómala, menos problemas tendremos en el futuro.

Si lo que se busca es, además, enseñarle ciertos trucos o habilidades al gato, es conveniente esperar a que cumpla, al menos, los tres meses de edad. Eva León, etóloga especializada en conducta felina y responsable del 'Criadero de los Guzmanes', asegura, desde su experiencia, que "la manera de tratar a un gato, en cuanto a su adiestramiento o educación, puede variar algo con respecto a un perro, pero tampoco mucho". "Cuando manifiestan conductas anómalas", añade la experta, "hay que corregirlas de inmediato, y no esperar a que crezcan, porque el tiempo que pasa, hasta que se corrige, influye en el aprendizaje".

Órdenes sencillas para empezar
Si no se quiere volver loco al animal durante las primeras semanas que esté con su dueño, lo mejor es empezar con órdenes básicas que le resulten sencillas de entender. En primer lugar, debemos fijarnos si utiliza la bandeja, ya que no todos los gatos entienden a la primera que deben hacer ahí sus necesidades, ya sea por "aversión al sustrato, una mala experiencia mientras estaba en el arenero, mala colocación de la bandeja, estrés, etc.", comenta León. Cuando veamos que micciona fuera de ella, le colocaremos inmediatamente encima y le daremos un premio en cuanto termine.

En el caso de que durante las primeras semanas el animal no muestre síntomas anómalos (agresividad, trastornos alimentarios, rebeldía, miedos, etc.) podemos empezar a enseñarle ciertas órdenes de obediencia muy simples. La orden de 'sentado' es fácil de aprender para la mayoría de los felinos. Eva León explica cómo conseguirlo: "cogeremos una golosina que sepamos que le gusta mucho y se la mostraremos con una mano, mientras que con la otra mano levantaremos el dedo índice a la vez que le damos la orden 'sienta'". Cuando se siente, inmediatamente le daremos la golosina, elogiándole y acariciándole efusivamente.

Aprovechando que el gato ya sabe sentarse tras recibir una orden, podemos conseguir que, a continuación, se tumbe. Para ello, seguiremos una pauta similar a la de la orden de 'sentado', pero esta vez indicándole claramente con el dedo índice el suelo, ya que, tal y como apunta la etóloga, " las señales visuales le condicionan igual que las acústicas, y en varias sesiones, cuando vea la posición del dedo, si está hacia arriba se sentará, y si está hacia abajo se tumbará". Por supuesto, acompañaremos siempre el ejercicio con un premio.

Premiar y castigar en el acto
Los gatos tienen una forma de asociar sus acciones muy diferente a la del ser humano. Para que puedan saber si sus actos son buenos o malos, éstos deben ir seguidos, inmediatamente, de un premio o un castigo. De nada sirve, por ejemplo, llegar a casa y darle un azote a nuestro gato porque éste ha hecho sus necesidades fuera de la bandeja. En este caso, el animal asociará el castigo a nuestra llegada al hogar, no a la acción de usar el arenero, y lo único que conseguiremos es que nos rechace cuando estamos en casa.



El castigo no debe ir acompañado nunca de dolor físico. Basta con un ligero cachete o con un sonido fuerte, como el impacto de un periódico contra el suelo. Esto ya es suficiente para que el gato entienda que su acción va acompañada de una consecuencia negativa que se repite cada vez que lo ejecuta. En cuanto al premio, es bueno ir variando el tipo de alimento de vez en cuando, ya que el animal puede llegar a hartarse de recibir siempre lo mismo. La técnica es muy similar a la que podemos seguir con un perro, aunque León apunta que "el gato tiene unas habilidades, unos instintos y unas capacidades de adaptación y aprendizaje de las que carece el perro, y viceversa".

Educar a nuestro gato supone un esfuerzo y una dedicación especial, sobre todo los primeros meses, pero si somos pacientes y constantes, ese trabajo verá sus frutos en un futuro cercano, y conseguiremos disfrutar de una mascota feliz, respetuosa con su entorno y con un afecto especial por su hogar, lo que hará más difícil que pueda escaparse, uno de los mayores temores de todo aquel que tiene un gato.

Flame Zero dice...

Siempre cuando abro la puerta de mi casa , elgato sale desesperado hacia afuera y se queda sentado alcostado del macetero de los vecinos :(

Es una gata hembra que creo que esta alunada . -

Saludos.

Jaime Trujillo Escobedo dice...

Flame Zero, es complicado evitar que un gato salga al exterior y mucho más, es intentar hacer que vaya a donde le digamos.

Estate atento a ella, quizás haya encontrado a un compañero y ese sea el motivo por el cual le gusta estar en el macetero. ¿Tus vecinos tienen gato? :).

Escribe tu comentario en la entrada...

El Balcón de Jaime fue terminado el 17 de abril de 2011. Leer despedida.

Me gustaría conocer tu opinión. El comentario será moderado y en breve se publicará.

Si deseas incluir un enlace utiliza este código:

<a href="Dirección de tu página">Titulo del enlace</a>

Para publicar un código haz uso del Conversor de entidades.

Intenta escribir sobre algo relacionado con el artículo. Si no lo haces, podría tardar en responderte.

¿Problemas al comentar? Utiliza el formulario antiguo