Configuración:
.
Biología
.
Botánica
.
Tecnología
.
Sociedad
A mis trece años de edad, el día 2 de Diciembre de 2007 inicié ‘El Balcón de Jame’. Este humilde espacio, cuyo secreto siempre fue el de compartir sin recibir nada a cambio, me dio la oportunidad de conocer un mundo nuevo, un entorno en el que me sentía yo mismo.

Hoy, 17 de abril de 2011 finalizo esta etapa de mi vida con una gran sonrisa y junto al recuerdo que este blog y cada unos de vosotros me habéis concedido.

He sido bloggero.

Jaime Trujillo Escobedo.

LA PRIMERA VISITA AL VETERINARIO


Incluso antes de llevar a tu nuevo amigo a casa, debes realizar la primera visita al veterinario, ya que corres el riesgo de transmitir una infección a algún miembro de tu familia.

En su primera cita, debes informarte de todo aquello que no sepas, o reafirmar lo que creas saber. Sólo debes tener presente los conocimientos de un profesional; el veterinario es quien mejor te puede asesorar. Mientras tanto, te damos algunos consejos:

1.- No debes exponerlo a zonas de riesgo, calle u otros perros no vacunados, al menos hasta una semana después de su segunda vacuna.

2.- No debes bañarlo hasta acabar todas las vacunas de cachorro, disminuirías sus defensas.

3.- Ten siempre tu cachorro vigilado y, si lo vas a dejar solo, cuidado con el agua, cables eléctricos, objetos punzantes y todo aquello que esté a su pequeño alcance. Hay partidarios de dejar encerrado al cachorro en una habitación o jaula grande mientras está solo. Si optas por esto, asegúrate de que tiene espacio suficiente, juguetes para combatir el aburrimiento, agua, comida, y de que la temperatura del recinto va a ser la adecuada durante tu ausencia.

4.- Realiza limpieza de oídos una vez en semana, cortes de uñas periódicamente y, si tu perro es de pelo largo, infórmate de cuándo le conviene su primer pelado.

5.- Mantén a tu animal en el lugar en el que vaya a estar en su edad adulta, recuerda que si le permites algo de cachorro, es normal que te lo pida de adulto. No es justo, por ejemplo, que lo subas al sofá cuando es pequeño y cuando sea grande no le dejes ni asomar los morros por el salón. Cuanto antes le establezcas sus rutinas, mejor para todos.

6.- ¡A dormir! Si tu pequeño compañero es de los que se dan el gran sofocón a la hora de acostarse, aquí van los siguientes consejos: si lloran, no refuerces su actitud acudiendo a socorrerlos, sabemos que es duro pegar un ojo con un cachorro llorando, pero no se morirá de la pena. Aguanta dos o tres noches, seguro que se acostumbra poco a poco.Si el concierto no cesa de intensidad, busca ayuda en un adiestrador o en un veterinario especialista en comportamiento. Aún así, intenta consolarlo poniéndole compañía en las noches de soledad: podría servirte una bolsa de agua caliente envuelta en una manta con pelitos (ten mucho cuidado de que no se queme). También te serviría algún objeto de su anterior hogar o un peluche y un despertador (no nos valen los digitales, se trata de que escuche el 'tic-tac', como si fuera el corazón latiente de su madre). O simplemente ese zapato por el que siente predilección. Si sigues nuestros consejos, seguro que después de unos días dormirá a pierna suelta... ¡y tú también!

Escribe tu comentario en la entrada...

El Balcón de Jaime fue terminado el 17 de abril de 2011. Leer despedida.

Me gustaría conocer tu opinión. El comentario será moderado y en breve se publicará.

Si deseas incluir un enlace utiliza este código:

<a href="Dirección de tu página">Titulo del enlace</a>

Para publicar un código haz uso del Conversor de entidades.

Intenta escribir sobre algo relacionado con el artículo. Si no lo haces, podría tardar en responderte.

¿Problemas al comentar? Utiliza el formulario antiguo