Configuración:
.
Biología
.
Botánica
.
Tecnología
.
Sociedad
A mis trece años de edad, el día 2 de Diciembre de 2007 inicié ‘El Balcón de Jame’. Este humilde espacio, cuyo secreto siempre fue el de compartir sin recibir nada a cambio, me dio la oportunidad de conocer un mundo nuevo, un entorno en el que me sentía yo mismo.

Hoy, 17 de abril de 2011 finalizo esta etapa de mi vida con una gran sonrisa y junto al recuerdo que este blog y cada unos de vosotros me habéis concedido.

He sido bloggero.

Jaime Trujillo Escobedo.

Korat, el gato de la buena suerte


El gato, mascota llena de sorpresas y peculiaridades. Independiente en ocasiones, no le faltan dosis de amor y ternura. Si hay una raza hermosa en el universo de los felinos domésticos, es el Korat. Originario de Tailandia, su gran belleza y simbología resultan deslumbrantes. Este singular gato, que, según antiguas creencias, atrae la buena suerte, resulta cautivador con sus impresionantes ojos verdes, hechizando a cualquiera que esté pensando en adquirirlo.

El color azulado de su piel le hace ser un felino especial. Se trata de un gatito muy activo y deseará constantemente que juguemos con él. Su carácter tierno y meloso le convierte en la sombra de su amo, reclamando cariño, amor y atención con sus suaves ronroneos. Todo el misterio de sus orígenes remotos le convierten en una de las razas más puras y antiguas.

Un símbolo para Tailandia
Al hablar de los orígenes de nuestra nueva mascota nos situaremos en la historia tailandesa, para ser más concretos en el período Ayudhya (1350-1767). Será en un manuscrito, en el 'Smud Khoi,' cuya traducción es 'Libro de Poemas sobre gatos', donde aparezca por primera vez nuestro protagonista en una ilustración. Si muchos pensaban que el siamés es el gato nacional tailandés estaban muy equivocados, pues esta honrosa consideración recae en el Korat.

Su único nombre no es Korat, pues también es denominado 'Si-Sawaat', fruto del mismo color azul plata que tanto distingue y hace bella a esta raza. Su nombre también significa buena suerte. Es la fortuna que nuestro amiguito puede traer, lo que ha dado lugar a una tradición en Tailandia: regalar una pareja de Korat a las novias el día de su boda, para otorgarles una vida dichosa.

Si para sus raíces nos hemos desplazado varios siglos atrás, para su introducción en Occidente nos quedaremos en el siglo XX y en Estados Unidos, donde el Korat llegará a principios de los sesenta, dando así comienzo a su cría profesional. A lo largo de estos años ha adquirido importancia la Korat Cat Fanciers Association, creada en 1966 como organización de carácter internacional para la salvaguarda de esta raza.

Ojos como "gotas de rocío"
Si vas a ser dueño de un gato Korat, tendrás en casa a un animal robusto, bastante musculoso y flexible. Su cabeza tiene forma de corazón y es bastante ancha; su naricita es corta y sus orejas grandes. El peso de nuestro felino oscilará entre los dos kilos y medio hasta los cuatro y medio.

El verde brillante de sus ojos, así como el gran tamaño y forma redondeada de éstos, hace espléndida a esta raza. Los gatitos al nacer no presentan este color, sino más bien una gama de grises o ámbar, tardando meses, e incluso años, en desarrollar el tono característico de este gato. Los tailandeses han definido los ojos del Korat como "gotas de rocío en una hoja de loto".

En este gato friolero es una peculiaridad su pelaje azulado que únicamente presentan otras dos razas más de felinos domésticos: el Azul Ruso y el Chartreux. Su pelo corto le convierte en una mascota fácil de cepillar.

Dulce y cariñoso
El Korat es un gato muy juguetón, lo que nos garantiza ratos agradables. Pese a un temperamento en un principio fuerte, si buscamos tranquilidad, en él la encontraremos. Su carácter dulce y su gran paciencia le convierten en la perfecta mascota dentro de tu familia. Animal inteligente, nos regalará momentos llenos de ternura y amor.

Adora formar parte del hogar, respondiendo con su fidelidad característica. Si anhelas un compañero afectivo, el Korat es capaz de alcanzar una gran unión con su amo, al que adorará y seguirá allá donde vaya.

Al comprar un Korat tendremos que tener en cuenta que, en algunos casos, esta raza podrá presentar una enfermedad genética neuromuscular denominada GM1 Gangliosidosis. Esta afección puede aparecer en cachorros de menos de cuatro meses y, si simplemente son portadores de ésta, desarrollarán una vida con total normalidad. Al obtener uno de estos gatos podremos realizarle un análisis de sangre para detectar dicha afección, aunque esta prueba veterinaria no está disponible en todo el mundo.

Escribe tu comentario en la entrada...

El Balcón de Jaime fue terminado el 17 de abril de 2011. Leer despedida.

Me gustaría conocer tu opinión. El comentario será moderado y en breve se publicará.

Si deseas incluir un enlace utiliza este código:

<a href="Dirección de tu página">Titulo del enlace</a>

Para publicar un código haz uso del Conversor de entidades.

Intenta escribir sobre algo relacionado con el artículo. Si no lo haces, podría tardar en responderte.

¿Problemas al comentar? Utiliza el formulario antiguo